jueves, 23 de marzo de 2017

El legado de un anciano.


El hombre se pasa ochenta años aprendiendo a vivir y cuando sabe hacerlo, está a punto de morir”.


Siempre hemos cantaleteado esta frase, que anuncia una cruel verdad, que nos caracteriza a todos los humanos y valga la pena decir, que no es del todo razonable, porque un aprendizaje tan largo, como el que hacemos, para manejar todas aquellas cosas que la vida nos presenta, con el fin de escaparnos, de muchos problemas y saber llevar con cierta malicia, todo tipo de vicisitudes y cuando creemos haber llegado a la meta, estamos cansados de vivir y casi: Ad portas, para emprender el viaje de la eternidad, que es bastante incierto y con muchas probabilidades de no saber a ciencia cierta que nos espera.


La única conclusión posible de este fastidioso dilema, es: Esa es la vida y tenemos que aceptarla, porque no tenemos el poder para cambiar esos parámetros.

Pero en mis setenta y siete años casi cumplidos, he aprendido tantas cosas, que quisiera dejar un legado, para todos aquellos que han sido mis seguidores en las redes sociales y en los dos blogger que he manejado.


La primera norma de vida es esta:

No permitas que las injusticias controlen tu vida y tu manera de ser.

Si se te presentan problemas, ten la certeza de que eres capaz de manejarlos; para lograrlo, aplica esta frase de los orientales:

“Cuando vayan mal las cosas, como a veces suelen ir; cuando tenga tu camino solo cuestas que subir; cuando tengas poco haber, pero mucho que pagar; es preciso sonreír, aun teniendo que llorar”.

Segunda norma:

Si hay una gran preocupación que se te presenta, trata de hacerla a un lado y sigue avanzando, pero con mucho cuidado, para saber manejar cualquier imprevisto.

Aplica aquello de que: 

Las penas que a mi me llegan pierden su tiempo llegando.

Recuerda un dicho popular muy importante que reza: “Sin prisa, pero sin pausa, las cosas van cambiando”.

Recuerda en estos casos, esta frase de la sabiduría de los orientales:

“Cuando ya el dolor te agobie y no puedas más sufrir; descansar es lo que debes, pero nunca desistir”.


Tercera norma:

No te dejes manipular por las dudas, porque algunas veces, entorpecen el cerebro y te hacen perder la razón.

Un tu actitud positiva debe estar la consigna: Siempre listos.

Para estas oportunidades debes saber lo que saben los orientales:

“Tras las nubes de las dudas, ya plateadas, ya sombrías; puede estar muy cerca el triunfo, no el fracaso que temías”.


Cuarta norma:

Busca siempre, poder coronar tus metas, y no permitas que nada, ni nadie te lo impidan.

Es importante recordar que a eso vinimos: 

A cumplir con un plan debidamente estructurado y si eso fracasa, se frustran todas nuestras esperanzas y nuestra meta colectiva en la historia.

Recordemos esta importantísima frase:

“Y no es dable a tu ignorancia, figurarse cuan cercano, puede estar el bien que anhelas y que juzgas tan lejano”.

Valdría la pena que conocieras esta otra frase:

“Cuando todo esté peor, más debemos insistir”.

Quinta norma:

No atesores mucho dinero, a costa de privaciones, porque los que lo van a recibir a la hora de tu muerte, como no saben los sacrificios que hiciste, para reunirlo, lo despilfarrarán sin medida.

Recuerda la canción: 

Cuando tú te mueras, de la Ronca de oro: Helenita Vargas.


Sexta norma:

No compres cosas, que no necesitas.

Recuerda que algunos de tus familiares o tus prójimos, necesitan muchas cosas, que no pueden comprar.

No te dejes convencer por el sofisma de distracción: 

Yo quiero tener esa cosa.

¿Si no la necesitas, para qué la compras?

Recuerda la norma del Evangelio que es supremamente sabia:

“Si tienes dos pares de sandalias, regálale un par a tu prójimo”.

Séptima norma:

No te compares con los demás; 

Tú no sabes cómo ha sido su viaje a través del tiempo.

Todos acostumbramos con mucha frecuencia a decir: 

Que tan bueno para fulano que tiene esa finca tan grande y tan bonita; pero ignoramos que ese fulano padece una enfermedad incurable.

Siempre debemos tener la actitud positiva de decir: 

Gracias ¡Oh Dios! Por todo lo que me has dado.

Octava norma:

No desees mal a nadie: 

Ni a tus amigos, ni a tus enemigos; porque lo que deseas, se devolverá contra ti o contra los que más quieres.

Muchas veces lanzamos maldiciones contra nuestros prójimos y casi siempre la vida nos muestra que esas palabras no les caen a ellos, sino que se devuelven y nos caen a nosotros y a las personas que más queremos.


Novena norma:

Nunca digas: 

No soy capaz de hacer esto o aquello.

Porque cuando antepones esta expresión a cualquier proyecto que vas a realizar, ya estás diciendo que todo va a salir mal.


Te puedo encimar este hermoso cartel, que dice muchas cosas:


Décima norma:

Cuida hasta donde sea posible a tus familiares y a tus amigos, porque cuando estés viejo, son las personas que más vas a necesitar.

En un escrito del periódico el Colombiano, me encontré esta reflexión:

“Muchas veces nos ahogamos en obligaciones y olvidamos a esas personas que han hecho tanto por nosotros. Esas personas que te han ayudado a ser quién eres hoy. Esta frase se explica por si sola. Es una reflexión que nos debemos todos cuando buscamos un equilibrio en nuestras vidas.

 ¿Es verdaderamente más importante tu trabajo que tu familia y amigos?”


Undécima norma:

Nunca es tarde para ser feliz y siempre será en un 100%, tu responsabilidad.

Muchas personas pierden su tiempo, esperando que otras personas, vengan a hacerlos felices, pero este es un mal pensamiento, porque nunca pasará.

La felicidad, es un estado que lo debes adquirir a base de muchos esfuerzos y si tú no la consigues, pierdes tu tiempo esperando que otros te la den.


Décima segunda norma:

Prepárate más de lo necesario para vivir y luego transita con tranquilidad por los caminos de la vida.

Nunca estaremos suficientemente preparados para manejar un evento que se nos pueda presentar y por esta razón hay que mantener listas las estrategias que manejaremos cuando algo ocurre de improviso.

Los imprevistos que más duelen son los que causan los problemas sentimentales con los seres queridos y hasta esos dolorosos episodios, se pueden superar, sin que la personalidad se moleste.


Décima tercera norma:

Debes estar en paz con tu pasado, de manera que no dañe tu presente.

Recordemos que los acontecimientos que han pasado, ya hacen parte de nuestra historia, pero no deben perjudicar nuestro presente o ser obstáculos para planear el futuro.


Última norma:

Perdona, pero no olvides.

“Perdona porque todos nos equivocamos pero no olvides porque esto significa que no has aprendido. 

De cada experiencia sea positiva o negativa debes aprender algo. Si alguien te hizo daño, debes recordar cómo llegaste a esta situación para que no vuelva a suceder”.

No es fácil olvidar lo que nos hacen nuestros prójimos, pero sabemos por las leyes evangélicas que es importante perdonar.

Personalmente, me cuesta mucha dificultad perdonar, si lo hago, nunca olvido lo que me hicieron.


Termino este escrito con algo bastante chistoso:


Para escribir este artículo me inspiré, en uno que había producido:


Sopetrán, Marzo 18 del 2017.


Darío Sevillano Álvarez.

martes, 21 de marzo de 2017

¿En cuales lugares de la tierra se venera Nuestra Señora de Sopetrán?


Vírgenes de Sopetrán a lo largo de la historia.


Torre del Burgo (Hita). 

Su fiesta se celebra los días 7, 8 y 9 de Septiembre, para celebrar el nacimiento de la Virgen, siendo el día 8 el día clásico.

Hita en España, es un pequeño poblado, en donde está la abadía de los monjes Benedictinos, que data de unos años antes del descubrimiento de América, esta devoción a la Virgen de Sopetrán, empezó desde cuando Nuestra Señora se apareció al hijo del Califa: 

Al-Mamut, que se llamaba Alí-Maimón, en el valle de Solanillos, el cual llevaba cuatrocientos cristianos, para ejecutarlos, delante de su Padre en la ciudad de Toledo.

Cuando la virgen se le apareció, lo privó del sentido de la vista y le dijo, que solo volvería a ver, cuando soltara los prisioneros y el hijo del Califa, los soltó y se convirtió al cristianismo (recordemos que para esa época, no existía la ciudad de Madrid y Toledo era la capital de los imperios Moros).

En Hita, están las ruinas del viejo monasterio de los Padres Benedictinos y la Ermita de la Virgen está en un caserío que hay a un lado, que se llama: Torre del Burgo.

Veamos las ruinas del antiguo monasterio.


También es bueno que veamos la Ermita de Nuestra Señora en Torre del Burgo.



Iglesia parroquial de Torre del Burgo.


En esta pequeña Iglesia, está la fuente en que la Virgen bautizó a Alí Maimón.




Sopetrán en Colombia.

Su fiesta se celebra el 15 de Agosto, con la Asunción de Nuestra Señora.

La devoción a esta Virgen en el pueblo americano de Sopetrán, surgió, cuando el fundador de la ciudad: Don Francisco Herrera Campuzano, mandó a pintar un óleo de ella, en la ciudad de Santa fe de Antioquia y la trajo procesionalmente, al caserío de Córdoba el día 14 de Agosto de 1616.

Es bueno contar que esta imagen se ha caracterizado por la cantidad de milagros que hace.

Si analizan el cuadro, no es Nuestra Señora de la Asunción, sino un descenso de ella, para librar a los prisioneros que llevaba Alí-Maimón.

La virgen fue pintada un poco oscura, porque pertenece al grupo de las vírgenes negras de la tierra, pero algunas argumentan que Herrera Campuzano, la mandó a pintar de un color moreno, para que los aborígenes la pudieran querer, por el parecido a ellos.

La persona que más sabe sobre esta imagen, es la historiadora española: Julie Sopetrán, que nació en las tierras del monasterio y hace pocos días, en la última fiesta patronal, nos visitó por espacio de una semana y nos trajo grandes recuerdos del monasterio y de la devoción a Nuestra Señora.

La Historiadora, antes de su partida, nos invitó a Gustavo Bustamante y a mí, para que fuéramos a las tierras de Hita y nos garantizó que seríamos muy bien atendidos.


Es importante destacar que un cuadro al óleo de nuestra Señora que está muy deslustrado en la parroquia de San Roque en el corregimiento de Córdoba, es la imagen más parecida a la que se veneraba en el monasterio de la villa de Hita.




Esta es la imagen de Nuestra Señora de Sopetrán, que hay en la parroquia de Córdoba; es una lástima que este tan deslustrada y que valga más la restauración que se le debe hacer, que el cuadro.

Antes de estar en Córdoba, esta imagen pertenecía al templo parroquial de Sopetrán y la Señorita Merceditas Sánchez, lo exhibía los sábados y días festivos en la puerta lateral izquierda del Templo de Nuestra Señora, para recibir las donaciones de la feligresía; también era este el cuadro que sacábamos para hacer las rogativas, para pedir las lluvias.


Veamos la Virgen que se veneraba en el monasterio de Sopetrán.


La leyenda de la parte superior traduce: El nacimiento de María celebramos.

Ahora veamos la Basílica de Nuestra Señora de Sopetrán en Sopetrán, Antioquia, Colombia.


Esta es Nuestra Basílica.


Jarandilla de la Vera.


Este santuario apareció por la circunstancia de que hubo una gran plaga de langostas, que se comían los cultivos y los vecinos del lugar mandaron un jumento con un gran cirio, para quemarlo en el monasterio que el animal se quedara parado y el asno se paró, frente a la puerta del monasterio de la Virgen de Sopetrán en Hita.


Este rincón de España, está ubicado al sur occidente del país, en la zona limítrofe con Portugal en la provincia de Cáceres.

Uno de los párrocos de esa tierra, visitó dos veces al Sopetrán de América y nos trajo algunos recuerdos importantes, como novenas, fotografías y otros.
Este Sacerdote, nos invitó para que fuéramos a su parroquia en España y se comprometió a atendernos muy bien cuando lo hiciéremos.


Esta es la Ermita de Nuestra Señora de Sopetrán en Jarandilla de la Vera.


Madrid. Su fiesta se celebra el 9 de Junio.

La devoción a nuestra Señora llegó a Madrid, porque la Virgen le había hecho muchos milagros a los reyes de España y estos montaron una parroquia con el nombre de Sopetrán, en la ciudad capital.

La ermita está a las orillas del Río Manzanares, muy cerca del palacio real de la capital española.

Los feligreses hacen unas procesiones famosas con esa imagen por toda la avenida del Río.


Esta es la Ermita de Nuestra Señora de Sopetrán en Madrid.


Almoharín.

Como el pueblo de Almoharín, está en la provincia de Cáceres, al igual que Jarandilla de La Vera, se cree que el origen de la devoción a Nuestra Señora, es el mismo de Jarandilla.

La palabra Almoharín, significa punto o atalaya de vigilancia, porque el pueblo está justamente en un lugar precioso, de donde se divisan dos grandes valles de la comarca.

En ese precioso pueblo español, hay calles y edificios que se llaman Sopetrán, para hacer memoria de Nuestra Señora.

A continuación les muestro, la Ermita de Nuestra Señora de Sopetrán en Almoharín.


Pero hay otras vírgenes de Sopetrán en otros lugares de España, como en: Murcia y en Badajoz.

Hablemos primero de la Virgen de los peligros, como se le dice a Nuestra Señora de Sopetrán en Murcia.

“Salus in periculis”, que traduce: Salvación en los peligros.

 Es una imagen que fue colocada en un puente sobre el Río Segura, que ofrecía para esa época grandes peligros, porque el río crecía y se llevaba el puente, con los que estuvieran pasándolo.

Esta imagen ha estado a cargo de la comunidad religiosa de las Monjas Verónicas, pero en la actualidad, no la dejan ver, porque un loco maniático, le dio un martillazo a la imagen encima del ojo derecho y alcanzó a dañarle la ceja.


A continuación les muestro la misma imagen sin sus arreos, porque la están alistando para hacer el arreglo de la ceja derecha.

Es bueno contarles que la ciudad de Murcia, queda en el extremo sur oriental de España y tiene costas en el mar Mediterráneo. 


En la ceja derecha, se aprecia el martillazo.

Es una imagen preciosa, muy parecida a nuestra Inmaculada.

La imagen fue encomendada bajo la tutela de esas religiosas, porque una pariente del Barbero que la regaló, estaba en esa comunidad religiosa.


Esta es la hornacina en que se venera la imagen de Nuestra Señora de los Peligros.

Por último hablemos de la Virgen de Sopetrán que hay en un tríptico del bautisterio de Badajoz, una ciudad situada relativamente cerca de Jarandilla de la Vera.

La teoría más aceptada de la llegada de esa virgen a la catedral de Badajoz, es la cercanía que tiene la ciudad con las de Jarandilla y Almoharín.

Lo cierto del caso es que en las fiestas religiosas, hacen unos bailes, con vestidos especiales de Extremadura y los que danzan, llevan unos palos en las manos y le hacen ceremonias especiales a la Virgen de Sopetrán.


La Virgen que hay en el centro es Nuestra Señora de Sopetrán.

Un tríptico, es una composición artística en la que se pintan tres figuras, en tablillas articuladas, que se pueden doblar y cerrar.

Se cree que esta pintura, es tan antigua, como la Virgen de Sopetrán, que hizo pintar Alí Maimón.

Si recordamos que en Badajoz hubo años terribles de sequía, en los tiempos pasados y tenían que apelar a las rogativas con los santos de especial devoción, no tiene nada raro que la hubieran llevado a esa tierra, para que los protegiera  y les concediera las lluvias, porque debemos recordar que en nuestro pueblo, en épocas de gratos recuerdos, sacábamos a Nuestra Señora de Sopetrán, para pedirle las lluvias y lo hermoso era que en la tarde del mismo día de las rogativas, empezaba a llover.

Recordemos que fue un Sacerdote el que acabó con esta hermosa costumbre.


Esta es la catedral de Badajoz.

La Virgen de Sopetrán también fue esculpida por Ana María Álvarez y Darío Sevillano Álvarez, para acabar con la leyenda de que solo se dejaba pintar al óleo.


Esta es la primera reproducción de esa escultura.

Sopetrán, Septiembre 19 del 2016.

Darío Sevillano Álvarez.


sábado, 18 de marzo de 2017

Los problemas de visibilidad en nuestra atmósfera.


Los factores que influyen en la visibilidad atmosférica.


Lo que aprendimos en la química, cuando estudiamos los componentes del aire puro, nos decía que es un gas totalmente trasparente, pero el aire que manejamos en la atmósfera terrestre, es otra cosa muy diferente, porque está cargado de una serie de partículas de polvo, barro, arena, que generan los huracanes y vientos;  gases contaminantes como el CO2, que generan los vehículos automotores; y otros elementos, como el humos de las chimeneas y los incendios forestales, que componen la famosa: 

Calima o calina, que enrarece el aire y no deja ver las montañas y el horizonte.


Este acontecimiento se presenta cuando hay grandes temporadas de verano, como la que estamos atravesando, con motivo del fenómeno de niño, en su fase caliente, que nos tiene al borde de la locura.

Pero lo más desastroso de la calima, es que perjudica notablemente la respiración de los seres vivos, porque los filtros que posee, nuestro aparato respiratorio, a veces no son capaces de controlar la entrada de estos elementos a los pulmones y en ese caso, se contaminan: 

Los bronquios, los bronquíolos y los alvéolos pulmonares, que son los responsables de purificar la sangre.

En la actualidad, todos sufrimos de rinitis, que es el mal, más común de los efectos nocivos de la calima.

Pero el mal más grave se presenta cuando algunos humanos que no tenían síntomas de asmáticos, resultan padeciendo esta terrible enfermedad.


Hay una circunstancia muy especial y es que la visibilidad horizontal, o la vertical, o la oblicua, se ven seriamente afectadas de un momento a otro por los nocivos efectos de la famosa: Calima o calina.

La visibilidad tiene dos grados a saber

La visibilidad nula, que corresponde a la abundancia de bruma o calima y la visibilidad máxima, que es la transparencia absoluta.

En la meteorología, estas dos formas de visibilidad, corresponden a la: Visibilidad horizontal.

Este gráfico nos puede orientar acerca del tema:

50 m
5 cm
Flor
200 m
20 cm
Ladrillo
500 m
50 cm
Cordero
1.000 m
1 m
Mata
2.000 m
2 m
Puerta
4.000 m
4 m
Casita
10.000 m
10 m
Casa
20.000 m
20 m
Iglesia
50.000 m
50 m
Colina

La visibilidad vertical, es decir mirar hacia arriba de nuestra cabeza, es de mejor calidad, por una sola razón

El polvo, el humo y las partículas que producen la calima, por efectos de la gravedad terrestre, se ubican en las partes bajas de la atmósfera y en las partes altas, el aire está casi puro, como gas totalmente transparente.

Hagamos un buen ejercicio, para que veamos como son los tipos de visibilidad

Horizontal, vertical y oblicua.

Cuando viajamos en un avión, vemos con mucha facilidad los objetos que hay debajo del vehículo; vemos con alguna dificultad las casas, edificios y demás objetos que están en línea oblicua, porque la visión debe atravesar lugares llenos de calima; y las personas que están en el piso, cerca de la casa, tendrán dificultades para ver el bosque de las colinas adyacentes.


¿Cuáles son las grandes diferencias entre calima, niebla y bruma o neblina?

La calima o calina, es la acumulación de polvo, humo y gases contaminantes que se sitúan en las partes bajas de la atmósfera terrestre.

La niebla es una especie de vapor frio que cubre la tierra, que está compuesto de polvo, aire y pequeñas gotas de agua.

La bruma o neblina, es de menor tamaño que la niebla y tiene menor cantidad de gotas de agua, para que todos entiendan, es algo así como la niebla cuando empieza a formarse.

¿Cuáles son los factores que influyen en la visibilidad?

Son siete los factores que perturban la visibilidad, a saber:

Las lluvias o precipitaciones, perturban la visibilidad, porque todos sabemos que las gotas de lluvia, son cristalitos de agua, que estorban el paso de la visión a través de ellos.


Observen la imposibilidad de identificar los objetos que hay detrás del aguacero.

La niebla, la neblina y la calima, que son tres meteoros distintos, impiden la visibilidad, por la consistencia sólida que manejan.

Todos Ustedes, ya saben que significa, cada uno de estos términos.


Así se muestra la naturaleza, cuando está cubierta de niebla.

Este fenómeno, es tan peligroso, que los aeropuertos inmediatamente cierran sus pistas de aterrizaje y no permiten que ningún vehículo levante su vuelo, por el riego de fracasar en su intento.


Así se ven las montañas, cuando están cubiertas de bruma.


Esta es la forma tradicional de la calima en las montañas.

En las grandes ciudades industriales o en las zonas en donde hay muchas industrias, las chimeneas de las fábricas producen hollines, que se suspenden en el aire y lo enrarecen; a este fenómeno le llamamos técnicamente: Smog. 


La palabra Smog o niebla contaminante se forma:

Nube baja formada de dióxido de carbono, hollines, humos y polvo en suspensión que se forma sobre las grandes ciudades o núcleos industriales.
"el ozono, en capas bajas de la atmósfera, es un gas contaminante muy perjudicial que incrementa el smog y el efecto invernadero".

También las tormentas de arena, perjudican la visibilidad.


Esta es una tormenta de arena en la ciudad de Beijín.


 Tambien las tormentas de polvo enrarecen el aire e impiden la visibilidad.

Hay dos meteoros que se componen de agua, que también impiden la visibilidad, son ellos:

Los rociones, que son baños de agua que se roba el viento del oleaje marino y los lleva a lugares muy lejanos de las costas.

Y las ventiscas, que consisten en que el viento eleva la nieve y la neblina, a velocidades muy grades y las descarga en lugares lejanos.


Estos dos son los meteoros compuestas  por agua.


Este es un gráfico muy ilustrativo para medir los límites de la visibilidad.

CLAVE
LIMITES
DESIGNACION
00
De      0 a 25 m.
Niebla densísima, sin visibilidad.
0
De     25 a     50 m.
Niebla muy densa, sin visibilidad.
1
De     50 a    100 m.
Niebla espesa, muy poca visibilidad.
2
De    100 a    500 m.
Niebla, muy poca visibilidad.
3
De    500 a  1.000 m.
Niebla, poca visibilidad.
4
De  1.000 a  2.000 m.
Neblina o calima, escasa visibilidad.
5
De  2.000 a  4.000 m.
Neblina o calima, poca visibilidad.
6
De  4.000 a 10.000 m.
Neblina o calima, visibilidad moderada.
7
De 10.000 a 20.000 m.
Atmósfera diáfana, buena visibilidad.
8
De 20.000 a 50.000 m.
Atmósfera diáfana, muy buena visibilidad.
9
Más de 50.000 m.
Atmósfera diáfana, excelente visibilidad.

Hay tres vocablos españoles, que se podrían llamar: 

La trinidad augusta de la meteorología, que son los elementos propios de las unidades meteorológicas, que se manejan, para pronosticar el tiempo, combinado con los meteoros, ellos son:

Temperatura, humedad y presión atmosférica.

Veamos en primer lugar el significado que el diccionario le da a cada uno de estos términos.

Temperatura: Es la cantidad de energía calorífica acumulada en el aire de cualquier lugar de la tierra y se mide con el instrumento llamado: Termómetro.

La temperatura, depende de muchos factores, como: 

La inclinación de los rayos solares; el tipo de sustrato del lugar, como rocas, hielo u otros; 

La dirección y la fuerza de los vientos de ese lugar; la altura sobre el nivel del mar; la proximidad a grandes masas de agua; la latitud y otros.


Este aparato que lo tenemos en muchas casas, es la composición de un termómetro, mecánico, es decir que trabaja con una caja al vació, que es la que mueve la aguja, de un lado para otro, que mide la temperatura o los grados de calor, pero es bueno decir que una cosa son los grados de calor que marca el termómetro y otra muy distinta, la sensación de frio o de calor que experimentamos. 

Si estamos en un lugar más bien fresco a 15 grados Celsius, en el interior de nuestra casa, nos sentimos frescos, pero no tenemos frio; pero si salimos al patio y está corriendo una buena brisa, aunque estamos en los mismos 15 grados Celsius, sentimos un frio intenso.

El segundo instrumento es un higrómetro que sirve para medir el grado de humedad que tiene un lugar de la tierra.

La humedad, consiste en medir la cantidad de agua que contiene, el aire que nos rodea y la humedad depende de los grados de calor del aire, porque mientras más caliente, más vapor de agua contienen, recordemos que el aire frio contiene poca humedad.

El higrómetro entonces, mide el porcentaje (%), de agua que contiene el aire que lo rodea.


En higrometría, se llama punto de saturación, al momento en que la unidad, tiene tanta cantidad de agua, que se convierte en líquido.

La presión atmosférica, es el peso del aire que está sobre nuestros hombros y cabezas y se mide en milibares.

Un milibar, es la milésima parte de un bar y un bar, es igual a 1.000 milibares. 

En la meteorología moderna, no se habla de milibares, sino de hectopascales, pero no se confundan porque las dos medidas son equivalentes.


Recordemos que Torricelli, fue el personaje que diseñó el primer barómetro.

Pero en la actualidad hay barómetros muy buenos que indican con dibujos como va a ser el tiempo.


Este es un buen barómetro, que tiene incorporados el termómetro y el higrómetro.

La mayor presión atmosférica se siente a nivel del mar y la menor en las grandes alturas de la tierra.

La razón para que esto sea así, es porque cuando estamos a nivel de mar tenemos, encima de nuestros hombros una gran columna de aire y cuando estamos en las grandes alturas, tenemos una menor columna de aire sobre nosotros.

Cuando estamos en el nivel del mar nos sentimos cansados y nos movemos con alguna dificultad; cuando estamos en las alturas, nos sentimos livianos, pero nuestra respiración se hace muy pesada, por la falta de abundante oxígeno.

La presión atmosférica en el nivel del mar es de 1013 milibares y disminuye a medida que nos elevamos sobre el nivel del mar.

Las diferencias de presión atmosférica de los distintos lugares de la tierra son las que causan la formación del viento y por esa razón son las que hacen los climas de nuestro planeta.

Como punto final debo decir: 

Que siempre he sido un buen observador de los fenómenos atmosféricos y he llegado a la conclusión, que para que se disuelva la calima y el smog, es necesario que haya una noche de torrencial aguacero, acompañado de una buena tormenta eléctrica y cuando esto pasa, al día siguiente la naturaleza amanece preciosa y se ven los picos de las más remotas montañas.

¿Será que los rayos acompañados del aguacero, son los que disuelven las acumulaciones de partículas en la atmósfera?

¿Será que la chispa de los rayos tiene unos poderes que no conocemos?

Valdría la pena investigarlo.

Los dejo pensando en estas ideas.

Sopetrán, Abril 8 del 2016.

Darío Sevillano Álvarez.