miércoles, 15 de noviembre de 2017

No se llene de malos hábitos, aprenda a vivir en sociedad.


Las  malas costumbres que nos hacen desagradables frente a los que nos rodean.


Cuando estudié en el Seminario Conciliar de Santa fe de Antioquia, tuve la fortuna de que nos tutelaran dos Sacerdotes, el Padre Francisco de Paula Osorno y el Padre Juan Benjamín Pardo Londoño, que a pesar de tener una disciplina de tipo castrense, nos formaron con unas normas sociales de buen comportamiento, para podernos desenvolver en nuestras vidas, como buenos ciudadanos.


Recuerdo las clases de instrucción cívica, que con mucha frecuencia nos dictaban y en ellas insistían en este tema: Cuídense mucho de los Tics o malos hábitos, que hacen a los humanos, personas desagradables, ante aquellos que los rodean.
Este un tema de mucha importancia, para saberse conducir en la sociedad, que le garantiza a los ciudadanos, muchos éxitos en sus relaciones humanas.
Hay personas que tienen la manía de estar moviendo las piernas, de un lado para otro, cuando están sentadas y es tanta la molestia de las personas que están cercanas, que alcanzan a distraerse, sobre todo si están viendo la televisión o están oyendo las noticias de la radio; es tan desesperante este tic que a veces las personas deciden marcharse del lado del que lo está practicando.


Los tics lingüísticos o estribillos, o muletillas, que se vuelven tan abundantes, en el relato que se está contando, porque en  un minuto, hay hasta diez de ellos.
Los más comunes son:
·         y digo (utilizado en exceso para decir lo que se dijo en una conversación previa; España)
·         y tal y cual (utilizado para complementar frases; España)
·         quiero decir (utilizado para reconducir una conversación; España)
·         sí sí, no no (utilizado para interrumpir una conversación o justificar un punto de vista; España)
·         ¿vale? (Esperando confirmación o haber comprendido)
·         ¿viste? Mayormente se usa para convencer a los incrédulos.
·         ¿viste che? (Argentina)
·         digamos (Muletilla utilizada por quien no es muy seguro en lo que dice)
·         de repente (Uruguay. Utilizado como "entonces")
·         este... (palabra que se suele interponer como señalando una pausa, generalmente cuando lo que se quiere decir en el momento no viene a la mente) (América Latina)
·         esto... (en España)
·         ¿entiendes? (usado en España)
·         ¿entendes? (Muletilla mayoría aun hablando castellano).
·         ¿me entiende?


·         bueno, bue (a veces transcrito: bueh, bua!, buo!, bo; puede ser una interjección de satisfacción, una respuesta de acuerdo o una expresión de algo entendido; por contrapartida puede usarse como expresión de resignada insatisfacción)
·         obvio (significa por supuesto en Argentina y se usa reiterativamente en casi toda frase)
·         dale (para afirmar. Uruguay, Paraguay, Argentina. Chile)
·         huevón o huevada (usado en Chile por el estrato menos culto, como complemento de cada frase)
·         así que... (suele usarse para denotar una consecuencia)
·         entonces (cuando se usa como nexo entre una frase y otra o cuando tiene un sentido reflexivo semejante a una pregunta)
·         ...es lo que es (Venezuela). Usado para poner en contexto a las personas distraídas.
·         “¿está?” o “¿sí?” (pregunta retórica, suele usarse para recibir una respuesta afirmativa ante una pregunta o ante una explicación; en muchos casos se puede “traducir” por “¿has entendido?”; en otros, por “¿estamos de acuerdo?”)
·         ¿ta? Misma explicación que la anterior, pero en Uruguay
·         la cosa es que



·         ¡cuándo no!
·         école cua (del italiano eccole qua, podría ser traducido como "aquí está". Lo que significa que al fin encontramos la solución a un problema gordo, expresando sorpresa y beneplácito.)
·         pues
·         o sea (utilizada en exceso) para explicar algo. (Muchas veces al escribirlo se hace con el barbarismo osea)
·         tío (España)
·         chaval (España)
·         ajá
·         ándale pues (usado para aceptar algo amablemente)
·         ¡eh! o ¿eh?
·         ¿verdad?
·         ¿cómo es? (del latín: "Quomodo est")
·         ¡ay!
·         che (Argentina, Uruguay y Paraguay. Esta muletilla le valió el apodo a Ernesto Guevara )
·         vale (no interrogativo; Venezuela)
·         más o menos (coloquialmente se suele pronunciar má'o meno)

·         ya


·         ¿cómo se llama?... También puede ser "¿Cómo se dice?" (Utilizada para ganar tiempo y pensar que decir, Hispanoamérica)
·         ¿sabes? Utilizada para asegurarse que la persona escucha, como pregunta retórica, algo como "¿sí?" (Principalmente Hispanoamérica)
·         ahre (Argentina/Uruguay) También puede escribirse "ah re" por separado. Se utiliza cuando se dice una verdad pero esta quiere ser minimizada o que no suene tan directa. Es usada sobre todo por los jóvenes).
El comedor en una casa, es un recinto sagrado y en él, es donde conocemos la verdadera formación que una persona ha recibido, para vivir en sociedad.
Una de las normas más interesantes, es no coger los alimentos con las manos; solo se deben coger para llevarlos a la boca, con los cubiertos.
El juego de cubiertos más sencillo, se compone de: Una cuchara, un tenedor y un cuchillo; pero si estamos en un banquete especial, colocan otros cubiertos que son más pequeños que los tres principales y que sirven para comer los postres; para esparcir la mantequilla; para aplicar las salsas; o para otros menesteres importantes en el banquete.


Si no está bien informado, sobre el uso de algunos elementos que hay en su lugar, tómese el tiempo suficiente, para mirar lo que hacen otras personas más cultas y haga lo que vea.
Es muy pésima costumbre, sonar los cubiertos en el plato que estamos utilizando; recuerden que hay un plato de base, en donde se van colocando los otros servicios.
Tampoco se recomienda, raspar los platos, cuando hay muy poco contenido en ellos, porque es una señal de mal comportamiento; recuerden que se debe dejar algo en cada servicio, para no mostrar el hambre.
Es importante recordar: Que en el comedor, no se debe hablar de temas desagradables o sucios, porque hay humanos muy sensibles, que estos temas, les producen, deseos de vomitar o les quitan el apetito.


También se considera una mala costumbre, limpiarse los dientes con el tenedor.
Hablar con la boca llena de alimentos o comer, con la boca abierta, son dos pésimas costumbres, que una persona culta debe evitar.
Algunas personas, se ven tentadas a lamerse el cuchillo, cuando ha quedado sucio, en uno de sus lados: De mermelada, mantequilla o salsas.
Y como última recomendación en el comedor, es muy ´pésima costumbre hacer ruidos con los cubiertos, sobre los platos en que nos presentan los alimentos; o hacer ruidos con los dientes, la lengua o la masticación.
Cuando estemos hablando con otras personas, no hagamos movimientos bruscos con los brazos y las manos, porque las personas que nos están observando, podrían pensar que estamos peleando o que estamos desafiando a los demás.


Cuando tengas que llamar o contestar con tu teléfono, no hables en un tono muy alto, recuerda que los medios modernos de comunicación disfrutan de tecnología de punta y si hablas en voz más baja, estarás mostrando tu buena cultura.
Es muy inculto cuando tu teléfono suena, que te alejes a distancia de las personas, con las que estas conversando; si ves que es una llamada que exige cierto grado de reserva, contéstala y dile a la persona, que no tienes buena señal y que las vas a llamar apenas mejore tu situación satelital.


Hay muchas personas que gozan, sonándose los dedos, el cuello o las espaldas, esto a más de ser un acto indisciplinado con nuestro organismo, porque predispone esas partes a contraer defectos muy graves para el futuro; es un acto de mala educación frente a los demás.


Esta acción es muy peligrosa para la salud, porque los músculos y los huesos, que participan de la sonada, a la larga se desfiguran y producen problemas de las articulaciones.

Hay unas costumbres que no debes tener delante de las personas, para que aparezcas como un ciudadano culto:
No escupas en el suelo, esta mala actitud, te califica como un ciudadano inculto.
No suenes tus cornetes nasales, delante de las personas.
Antiguamente se utilizaba un pañuelo, para este oficio, pero en la actualidad se consiguen comercialmente los famosos pañuelos desechables, que te pueden ayudar a manejar este problema.
En el siguiente cartel, te estamos mostrando, cuales son las malas actitudes respecto a este tema, con las que no debes irrespetar a tus congéneres.


Hay una mala costumbre relacionada con este tema: Sorberse los mocos, es decir, aspirar con fuerza, las secreciones nasales, a manera de aspiradora; esto produce un ruido muy desagradable y genera pánico en las personas que nos rodean.


Aunque los chicles, son una buena manera de mantener en buen estado la boca, a nivel de la halitosis, es decir el mal aliento, es una mala costumbre, si lo tienes como un hábito y si a toda hora los debes estar masticando; porque las personas que lo hacen, son catalogadas como incultas y mal educadas.



Morderse la uñas y las cutículas, siempre se ha calificado como una señal de incultura, pero es importante tener en cuenta que además de ser inculto, este hábito: No es higiénico, no es bonito, no es maduro, atrae infecciones y si, además, el roedor de uñas escupe las cutículas cada dos segundos, habrá alcanzado el súmmum de lo desagradable.
Hay personas tan desagradables con estas manías de sus uñas, que montan las de los pies, a la altura de  poderlas trabajar con sus manos y este es casi el colmo de esa mala costumbre.
Recordemos que a nivel Psicológico, las personas que se comen las uñas, nos están mostrando, que tienen problemas y que la parte nerviosa de esos problemas, los tiene comiéndose las uñas y las cutículas.


Las personas modernas, sobre todo los jóvenes, tienen la mala costumbre de mirar siempre, la pantalla de sus celulares inteligentes y de estar escribiendo en su teclado; para mí ese es el peor de los irrespetos y cuando vienen a hacer consultas a mi casa, cosa que es muy común, les advierto: Los atiendo si apagan los celulares mientras conversamos.
 A pesar de que tengo cuentas de Facebook, twitter y wasap, nunca respondo, porque mis ocupaciones, no me lo permiten; solo me comunico por correo electrónico y ese lo reviso cuidadosamente en las horas de la mañana y respondo todas las notas que en él encuentro.
Ojalá algún día nuestros jóvenes entendieran que el teléfono celular, no es una manía, sino una necesidad sentida de la humanidad. 


 Toda la vida ha habido personas que gozan aclarándose la garganta; en verano o en invierno, en interiores o en exteriores, de vacaciones o en el trabajo, estas personas se aclaran la garganta en todo momento y se vuelven tan fastidiosas, que los demás, les sacan el cuerpo, porque estar cerca de ellas, es un asunto complicado.
Hay una manía, que la tienen, en mayor cantidad las mujeres: Jugar con su pelo; esto cuando se hace con mucha frecuencia y delante de todo tipo de circunstancias, se vuele muy molesto.
Cuídense mucho de tener el vicio de pedir agua para tomar; o de pedir prestada la unidad sanitaria, en las casas que vistan; esta es una señal de mala formación y todas las personas, les sacan el cuerpo por fastidiosos.
Cuando ustedes estén conversando con las demás personas, es importante que todos puedan hablar; porque hay unos amigos que se toman la conversación, como si fuera su propiedad y no dejan hablan a nadie.


Una importante recomendación que siempre nos hicieron fue: Cuando te tengas que dirigir a un público culto, nunca anuncies los títulos que tienes, porque eso es petulancia; el público deberá descubrir tus títulos, por medio de la sabiduría, conque les hablas.
Hay un sinnúmero de cosas que debemos evitar, para no hacer el ridículo frente a nuestros congéneres; recuerdo que nuestro Rector del seminario, nos decía: Fíjense frente al espejo, cuales son los defectos que ustedes han adquirido y traten de corregirlos, para que no se vuelvan el hazme reír de sus comunidades.

Sopetrán, Noviembre 15 del 2017.

Darío Sevillano Álvarez.


domingo, 12 de noviembre de 2017

Aprenda a cuidar su corazón.


El corazón de los humanos, es un órgano muy sensible a ciertos factores de riesgo.

Gracias los estudios que han adelantado muchas universidades de la tierra, sobre las posibles causas de contraer enfermedades del corazón, podemos mostrarles a nuestros visitantes, algunos de esos factores de riesgo.
Las entidades involucradas en estos estudios son:

Universidad de Aston, en Birmingham, Inglaterra; Universidad de Carolina del Sur, en Columbia; Universidad de Bonn, Alemania; Universidad Técnica de Múnich, Alemania; Revista Española de Cardiología; Oficina de Salud de la Mujer; Colegio Americano de Cardiología; Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California de Los Ángeles; Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh; Clínica Mayo.


Es muy importante destacar, que los problemas sentimentales, se juegan el papel principal, en esta lista negra de factores de riesgo, con nuestro corazón.
Cuando una pareja, se  va deslustrando, por la falta de estímulos y día a día, se está volviendo una pareja infeliz, la angustia que produce esta situación, puede producir estrés y colesterol y la persona queda expuesta a sufrir de enfermedades cardiovasculares; es bueno decir: Que el impacto lo puede recibir, con más fuerza el hombre, porque la mujer, no depende mucho de la parte marital.
Un desengaño amoroso o la pérdida de un ser querido, expone al corazón, al aumento de las hormonas del estrés y esta circunstancia, vuelve vulnerable el corazón y lo conduce a enfermedades cardiovasculares; los cardiólogos hablan mucho del síndrome del corazón roto.


Existe una estrecha relación entre los problemas de salud dental, con las enfermedades del corazón y los accidentes cerebrovasculares, por esta razón, los humanos debemos preocuparnos por mantener bien tenida nuestra dentadura; recordemos que las prácticas antiguas de una odontología, que producía miedo, ya están superadas y los protocolos modernos, son casi imperceptibles.

No podemos echar en saco roto, los correctivos que se pueden emplear, para no roncar, cuando dormimos, porque la apnea obstructiva, es decir, la obstrucción física de las vías respiratorias superiores, a la hora de dormir, puede ser muy peligroso y produce:
Hipertensión arterial, latidos cardíacos irregulares, derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca y muerte por un infarto durante el sueño por la falta de oxígeno.



Los trabajos que los humanos realizamos en las horas de la noche, pueden ser peligrosos para la salud de nuestro corazón, porque alteran el funcionamiento de nuestro reloj biológico, en su ritmo circadiano, es decir, las cosas que hacemos con mucha disciplina, como: Dormir en la noche; trabajar en el día, etc. Y este cambio de las costumbres, modifica el grado en que el músculo cardíaco se contrae y quien creyera que esto puede llevarnos fácilmente a una mala presión arterial; a una frecuencia cardíaca irregular; con muchas consecuencias fatales para nuestro corazón.
El percance de quedarnos atascados en un taco de tránsito o en cualquier evento parecido, puede aumentar los niveles del cortisol, que es la famosa hormona que produce el estrés y el cortisol, es un gran enemigo de nuestro corazón, porque puede producir un infarto y la muerte.


Siempre hemos dicho: Que viejo que se sienta; se queda sentado. Pero debiera ser: Viejo que se sienta; muere con facilidad.
La doctora Montserrat León de la sociedad cardiológica de España, ha dicho que las personas que pasan más de seis horas sentados, están en inminente riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.
Hay una circunstancia por la que los humanos tenemos que pasar, al final de nuestros días: La menopausia, en las mujeres y el climaterio en los hombres, que cuando se presentan a muy temprana edad, por decir algo a los cuarenta años, aumenta el riesgo de padecer enfermedades del corazón, problemas neurológicos, trastornos de sueño, problemas cardíacos, depresión y ansiedad.
Es muy importante que estemos preparados para esta penosa realidad.


El desayuno, es una de las principales comidas del día, porque repone las energías que hemos perdido, después de casi doce horas sin consumir alimentos; algunas personas acostumbran saltarse el desayuno y tratan de tomarle el pelo al sistema digestivo, consumiendo solo un pocillo de café o un jugo, para reponerlo. Esta práctica, es supremamente mala, porque algunos estudios realizados con esas personas, concluyeron que ellas, desarrollan con mucha facilidad, aterosclerosis, es decir, acumulan residuos grasosos en las paredes de las arterias y esto conlleva a un mal funcionamiento del sistema circulatorio y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Dice un viejo aforismo, que: In medio virtus est, que traduce que la virtud está en el medio.

¿Por qué traigo a colación este dicho?

Siempre hemos sostenido que el sedentarismo, es uno de los grandes enemigos del corazón y por esta razón las personas debemos hacer, por lo menos, 150 minutos de ejercicio físico en la semana; pero está comprobado que aquellas personas que hacen más de siete horas de ejercicio físico en la semana, tienen un 86% de riesgo de desarrollar acumulación de placas en sus arterias y esta es una mala advertencia para nuestro corazón.


Aunque el cigarrillo eléctrico o cigarro electrónico es un sistema electrónico inhalador, diseñado en su origen para simular y sustituir el consumo de tabaco, estudios muy avanzados, han demostrado que los componentes de este cigarro, elevan los niveles de adrenalina en la sangre, y esta a su vez, podría producir ataques severos del corazón y la muerte cardíaca súbita. 

Este relato, pueda parecer exagerado: Una persona con cien años de vida, puede haber pasado treinta y cinco años de su vida durmiendo; esto quiere decir que el sueño es parte importante de nuestra vida.

Cuando dormimos mal, es decir pocas horas, seis o menos, la presión arterial se molesta; los niveles de colesterol, son más altos; aumentan las posibilidades de tener sobre peso; se puede presentar una diabetes; y todos estos factores de riesgo, dañan nuestro corazón; lo ideal para una persona adulta, es dormir entre siete y nueve horas diarias.


Quien creyera que: El acoso sexual; la muerte de un hijo; sufrir accidentes automovilísticos; sobre vivir a desastres naturales; o ser víctimas de una paliza o un atraco; podrían hacer mucho daño al corazón, en la parte psicológica; estos factores de riesgo, según los Psicólogos, afectan más a las mujeres, que a los hombres.

Veamos qué significa el índice de masa corporal, IMC, es decir el peso que cada uno de nosotros tiene, de acuerdo como maneja su dieta alimenticia y los ejercicios que realiza, para decidir si es una persona normal, respecto a su peso, o si es una persona obesa, es decir con exceso de peso, o en idioma antioqueño: Esta muy gordito; según anuncian los cardiólogos, el IMC exagerado, es una predicción de que la persona es enfermiza y tiene problemas con su corazón.

Como punto final, veamos que es la vitamina K: La vitamina K es una vitamina liposoluble, es decir que solo se disuelve en aceite, está presente en una gran cantidad de alimentos y ayuda a la coagulación de la sangre y a la mineralización de los huesos.

Recibe su nombre del bioquímico danés Henrick Dam, quien sugirió llamarla:” Koagulations” debido a la importante función que cumple.


Ahora veamos en cuales alimentos la podemos incorporar a nuestro organismo: Esta vitamina está presente en las espinacas, la col, la coliflor, en los vegetales de hojas verdes, en la lechuga, en el aceite de oliva y en los cereales.

Estudios bastante avanzados, han demostrado que las personas que no consumen estos alimentos, pueden sufrir el riesgo de que de bombeo izquierdo del corazón, no funcione bien, por falta de estos nutrientes.

Espero que nuestros visitantes, que con absoluta seguridad, son personas muy cultas, pongan en práctica, estas sencillas normas de comportamiento, para que sus corazones, sean un cúmulo de salud y bienestar.


Sopetrán, Noviembre 11 del 2017.
Darío Sevillano Álvarez.